Gracias por preocuparte!

Ahora recibirá actualizaciones de Perspectivas sobre actividades de RSE e historias de interés humano.

¡Ya casi llegas!

¡Tienes correo! Por favor, confirme su registro con PERSPECTIVES haciendo clic en el enlace de confirmación en las próximas 24 horas.

Back to Perspectives

¡Lo lograste!

Ya está confirmado para nuestro boletín PERSPECTIVES!

Back to Perspectives

Darse de baja

¿Ya no desea recibir las actualizaciones de nuestra historia? Sólo tiene que pulsar el botón `Cancelar la suscripción'.

Plantando la semilla del cambio: el proyecto SEED arranca en Colombia

Como muchas áreas urbanas, Bogotá es una ciudad de contrastes. Por un lado, es un centro establecido de finanzas, comercio, gobierno, educación y cultura. Al mismo tiempo, es el hogar de muchos pobres, en el que son comunes asentamientos ilegales de personas desplazadas a la ciudad por la pobreza y la violencia en el entorno rural.

En un intento de tender puentes entre estas dos realidades, thyssenkrupp Elevator y Aldeas Infantiles SOS han iniciado el proyecto SEED con visitas in situ y talleres. El proyecto cambiará en breve la situación de muchos jóvenes desfavorecidos en Colombia.

Encontrarse con gente necesitada

Ser padre nunca es fácil, pero todavía lo es menos a los 14 años de edad y sin haber tenido una vida familiar adecuada: el teléfono móvil puede resultar mucho más interesante que un bebé llorando.

El proyecto SEED ha arrancado con encuentros con algunos de estos jóvenes en el Programa de Fortalecimiento Familiar (Family Strengthening Program, FSP). El FSP facilita las tareas de crianza a madres de entre 14 y 21 años de edad. Profesionales enseñan con dedicación habilidades de comunicación y ofrecen recomendaciones en grupos reducidos de apoyo. Las madres aprenden y practican modos más constructivos de educar a sus niños y de mantenerlos sanos y seguros.

Escuchar sus voces

Muchos de los jóvenes en la aldea infantil SOS de Bogotá saben lo que quieren en la vida. El problema es que posiblemente no conozcan cómo conseguirlo: sus vidas en realidad no les han preparado para, por ejemplo, jornadas de trabajo de ocho horas, entrevistas de trabajo y llegar con puntualidad.

Si no cuentan con una preparación mejor, abandonarán (lo hacen) y quedarán expuestos a la tentación del dinero fácil de la delincuencia. Esto no es lo que quieren. Conocen a la perfección lo peligros de las bandas, las drogas y la cárcel. Sin embargo, necesitan habilidades para sobrevivir al choque cultural de una vida laboral normal. El personal de thyssenkrupp Elevator se ha encontrado con muchos de estos jóvenes.

Aprendiendo el uno del otro

Encontrarse con las personas que se beneficiarán del proyecto SEED supuso una buena preparación para el personal de thyssenkrupp Elevator. Lo que el personal de las aldeas infantiles SOS necesitaba eran los conocimientos de thyssenkrupp Elevator en la formación profesional. Y lo que ambas compañías necesitaban era un plan para colaborar aprendiendo sobre la marcha.

El objetivo era crear un programa capaz de abordar las diferentes necesidades de varios grupos de niños y jóvenes. Por suerte, thyssenkrupp Elevator ya disponía de un modelo para introducir a jóvenes al mundo laboral, utilizado con éxito en Brasil.

 

Pasar de la planificación a la acción

El equipo de talleres decidió también que era esencial que los jóvenes inscritos en el proyecto SEED se involucraran en la monitorización y evaluación continuas del programa. Esto no solo procuraría conocimientos de gran valor, sino que crearía una sensación de “pertenencia” entre los participantes en el programa.

Durante los próximos meses, los participantes en los talleres estarán ocupados dando los retoques finales al plan básico. El resultado será una descripción detallada del programa y, a comienzos de 2018, el proyecto SEED estará en marcha y contribuirá a la iniciativa mundial YouthCan!.

 

Las personas son el motivo y las que marcan la diferencia

El proyecto SEED gira en torno a las personas: personas mejorando sus opciones en la vida, personas trabajando juntas, personas compartiendo, personas marcando la diferencia, personas ayudando a personas. Una de estas personas es el CEO Andreas Schierenbeck, que tiene un lugar especial en su corazón para la gente de Colombia. Schierenbeck vivió y trabajó en Colombia de 1995 a 2003. Durante su estancia allí aprendió español y descubrió su profundo aprecio por “el optimismo, la perseverancia y el calor humano” del pueblo colombiano. Schierenbeck tiene grandes expectativas sobre el proyecto SEED en Colombia y en otros lugares.

¿Cuál será el próximo lugar en el que crecerá el proyecto SEED? En Brasil, en diciembre: podrá leer más detalles sobre ello en PERSPECTIVES.


“Los jóvenes suponen un porcentaje creciente dentro de las personas ayudadas por los programas de las aldeas infantiles SOS. El 60 % de los jóvenes tienen trabajo un año después de acabar su asistencia basada en familias, y el 71 % al menos progresa adecuadamente en su educación. Nuestra Estrategia 2030 busca incrementar ambos porcentajes hasta el 90 % en 2030”.

Petra Horn, CEO de las aldeas infantiles SOS


More about Colombia

Como parte de nuestro proyecto de trabajo social de thyssenkrupp Elevator Colombia, ofrecemos asesoramiento y acceso a nuestras redes sociales profesionales.

To the project

This site uses cookies. By continuing to browse the site you are agreeing to our use of cookies. Review our ‘Legal Notes‘ for more details.

I accept